Logotipo de la Taberna de Conspiradores
 

POEMANDO Y RELATANDO

 El fuego Griego, exquisito poema de Alejandro Simón Partal
27/06/2013 | 1669 Lecturas  

 Taberna de Conspiradores

El Fuego griego, esquisto poema de Alejandro Simón Partal

EL FUEGO GRIEGO es un poema incluido en la 1ª parte (EXORDIO) del último poemario de Alejandro Simón Partal NÓDULO NOIR, disfrútenlo:

                                                        EL FUEGO AMIGO  

                              Que la soledad fuese otra cosa bien distinta

                              no significa que no estuviera allí,

                              también nosotros hemos cambiado

                              y ahora aceptamos los veranos

                              en la costa y vemos la televisión

                              a diario, obviando a las gaviotas

                              hambrientas de sapos alucinógenos

                              que cruzan la casa.

                              Ese huracán que asoma tiene nombre

                              griego, anenké, que significa fatalidad,

                              y la forma de una cabeza de caballo,

                              viene hacia aquí, a sabiendas que

                              los caballos heridos son más tristes

                             que mil como nosotros.

                             Igual que en la infancia una lata arrojada

                             al bosque alto sólo puede ser un corazón, el mismo

                             que provocará un fuego arrasador.

                             Porque los años son torpes y adivinables,

                             repiten constantemente el mismo guión

                             sin medir la escena. Y hacen bien, porque

                             cómo se consuela a un caballo herido,

                             qué mentiras contarle. No existe puta

                             susurrando canciones de amor o ginebra

                             suficientemente caliente para tanto dolor.

                             Sin embargo, caminan erguidos

                             aunque lo hagan en círculos, te sientes

                             el centro de algo, recuerdas aquellos juegos

                             de la infancia con sus poseídas vocecillas

                             rondándote la cabeza -qué llamada era aquella-,

                             y el círculo se estrecha y estrecha,

                             ya casi no queda espacio para la seguridad

                             de las noches donde nadie podía vernos,

                             se estrecha más, sientes su aliento cuadriculado,

                             hasta que por fin,

                                                        por fin,

                             eres el centro de todo

                             aunque sólo te roce la vida.

© 2017 www.conspiradores.com | Enlace al podcast Podcast | Enlace al Feed RSS RSS | Contacto | Webmaster | Privacidad

Resolución óptima de pantalla 1024x768.